Aviso

Las entradas de este blog que no fueran relatos han sido movidas a mi otro blog. Fantasmas de Plutón queda entonces sólo como blog para la creación literaria.

viernes, 6 de enero de 2017

Mundo en venta

El caballero del traje está en la mesa de su gran despacho leyendo un informe muy concentrado cuando su secretaria abre la puerta.

- Ya han llegado.

- Ah, bien, gracias, hazles pasar. - Entran tres caballeros entrados en años y con ropajes de colores brillantes de estilo de lujo de oriente medio.- ¡Caballeros!, pasen, pasen, están en su casa. ¿Algo de beber? Deben relajarse y disfrutar, dentro de unos días tendrán tanto trabajo que no podrán ni abrocharse las babuchas -ríe-. Espero que lo encuentren todo de su gusto, hemos preparado todo para que la noche sea un éxito total.

- Sí, de eso queríamos hablarle -habla el que aparentaba más edad ya que tiene el pelo y la barba completamente canos-. Precisamente venimos de abajo, de ver los trajes que nos han asignado y...

- Oiga mire -el semblante sigue sonriente, pero la voz es más firme, no admite réplica y quiere que se note- sé que es un gran cambio, que es duro para ustedes pero tenga en cuenta la situación actual, la situación de ustedes... Hay que hacer concesiones pero es siempre por el bien del servicio. Además los trajes han sido diseñados por grandes estilistas siguiendo los cánones actuales de la moda para que sean más cercanos al público objetivo.

- Sí, sí, si le entiendo, y no dudamos de la calidad del diseño o de las telas... pero es que la gente nos reconoce por nuestra vestimenta actual. Recuerde el año pasado al intentar innovar... la buena fe chocó con la realidad y se desvirtuó el día.

- Y la publicidad, recuerda la publicidad -ahora había hablado el que parecía más joven, quizá por no tener barba y ser de color-. ¡Nos han puesto publicidad!

- Miren caballeros -conciliador-, entiendo que no quieran que nada cambie, que todo siga como en los últimos dos mil años pero les recuerdo que estaban en bancarrota, que "su magia" ya no era rentable, que tuvo que venir esta empresa a salvarles el culo y a protegerles del gordo navideño que sí les ha quitado el puesto. La publicidad es como hoy en día podemos dar servicio, los patrocinadores se encargan de aportar la rentabilidad necesaria del negocio...

- Pero es que es publicidad de apuestas... tabaco... ¡Y nosotros trabajamos para los niños! ¡Para mantener la ilusión!

- Mira Melchor, guapo... La publicidad no la elige el que hace de anuncio si no el que se ofrece a poner la pasta sobre la mesa. Vuestros soportes aún no están regulados por lo que nos vamos a permitir sacar el máximo rendimiento y a exprimir todo el espacio. ¿No te gusta? Te jodes. Te jodes tú, se jode Gaspar y se jode Baltasar y si no haber espabilado antes. Lleváis toda la puta vida haciendo sólo esto y no habéis sabido, sois unos jodidos magos y no podéis manteneros a flote. Pues bien, hemos venido y OS HEMOS COMPRADO, HEMOS COMPRADO A LOS PUTOS REYES MAGOS, ¿entiendes? Y no ha sido por amor al arte, ha sido para hacer negocio, ganar pasta, eso que vosotros no habéis sabido hacer. Vamos a rentabilizaros y si no puerta, gente como vosotros los tengo a patadas, no es tan difícil repartir paquetitos un sólo día al año ¡joder! Si os digo que hay que llevar publicidad para vosotros como si es del puti-club de la esquina o de alargadores de polla, os ponéis las putas túnicas y subís a las jodidas carrozas. ¡Ah! y ya os podéis olvidar de los putos camellos, en las jorobas no caben anuncios...

- Vamos a tranquilizarnos todos -Melchor intenta mediar y calmar los ánimos-. No vayamos a decir algo que luego lamentemos. Sólo le pedimos que tenga en cuenta que nos verán niños y que el ejemplo que les damos es importante, de ahí que hay que cuidar con los anuncios...

- Los anuncios se quedan y pobre del que intente taparlos.

- De acuerdo, este año lo hecho, hecho está... Otra cosa... en el almacén de juguetes... parece que faltan cosas y los listados no parecen correctos... Hay casas con listas muy largas y otras sin apenas nada...

- Los listados se han hecho con criterio de comportamiento. Supongo que no es nuevo para vosotros.

- Bien sí, pero la tolerancia siempre ha sido alta... No concebimos una casa sin regalos... el tenerlos suele ser mot...

- Pues ya no, la empresa pone los criterios ahora y se premia a los hijos de los inversores primero, a quien cumple con las expectativas de consumo de nuestras filiales y a quien no nos perjudica por ése orden. Los hijos de los sindicalistas, perroflautas y demás protestantes reciben un correctivo para que no se parezcan a sus padres.

- Pero...

- Ni pero ni hostias. Es la política de la empresa, quien paga recibe y nuestros amigos son los que nos hacen ganar dinero. Ahora esto es la empresa privada no la beneficencia, quien quiera juguetes gratis que aporte. Y ahora si me disculpan...

Los tres reyes se miran compungidos, están aterrados no saben como salir de esta situación y se van con la cabeza baja. El hombre del traje sigue unos segundos con el informe y luego descuelga el teléfono y llama:

 - Por favor llama a la ETT de siempre, pide tres hombres... mayores, a poder ser uno de ellos negro o árabe... para mañana. Tenemos que estar preparados por si estos nos joden.
Los tres reyes

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar