Aviso

Las entradas de este blog que no fueran relatos han sido movidas a mi otro blog. Fantasmas de Plutón queda entonces sólo como blog para la creación literaria.

sábado, 3 de noviembre de 2012

Empezamos...


Siempre es difícil comenzar a escribir algo, sobretodo un post, y si encima es el primero del blog... la tarea puede hasta dar vértigo...

Pero si nos hemos metido en este fregado será, sin duda, porque de alguna forma nos gusta tener ese cosquilleo de empezar algo que no sabemos cómo va a seguir. Entre otras cosas porque vivimos en unos tiempos en los que se nos hace corto el tiempo en el que conversamos e intercambiamos ideas. Hay mucho por comentar y, cada vez, más apetito por hacerlo. Nos mueven las ganas de aportar nuestro granito de arena, de reflexionar sobre el mundo que nos rodea y, por qué no, dar rienda suelta la imaginación y soltar al tío raro marciano que todos llevamos dentro.

Precisamente ésa es la idea del blog: ser válvula de escape de todas las inquietudes y reflexiones, críticas, preguntas o demás absurdeces que se nos ocurran.

Y esto nos lleva al segundo punto del día: por qué precisamente Fantasmas de Plutón? Me agrada la pregunta, y la respuesta no es fácil.

Empecemos por el final de Plutón; hace unos años Plutón era la última frontera, el noveno planeta, el guardián del confín del sistema solar. Bien, de ser el puto amo, en 2006, de golpe y porrazo, se le destituye de su categoría y se le etiqueta como planeta enano. El sistema solar ahora es más exclusivo, sólo ocho socios VIP y un montón de abonados menores entre los que se encuentra nuestro degradado amigo Plutón. Triste e irredento nos consuela saber que igualmente es el guardián de la frontera. Fiasco de nuevo... ahora ya van tres; tres planetas enanos, otros tres que, como Plutón, no disfrutan de la categoría reina: Eris, Makemake y Haumea (los llamados plutoides), que con Ceres, son los pequeñitos del vecindario. Igual que nosotros hace unos años nos íbamos a comer el mundo y éramos muy importantes y decisivos, mientras que ahora la dura realidad nos lleva de nuevo a un cuarto mundo del que en realidad tampoco habíamos salido tanto, de tal manera que hasta nuestro sentido democrático se retrotrae a realidades utópicas más placenteras en tanto que el mundo real nos decepciona supinamente.

Y aquí se intuye la primera parte del nombre de este humilde blog: Fantasmas. Abajofirmantes y opinadores no se van a cortar ni un pelo en dar rienda suelta a su prepotencia, incorrección, pedantería ni a tirar de enlaces, wikipedia u otras fuentes para completar un blog. La única promesa es que se publicará, qué, cuándo o cómo no es sabido y casi irrelevante. Se hará cuando se pueda o cuando haya algo que contar; lo que se va a contar puede ser algo tan simple como un comentario de una noticia, una reflexión sobre algo que nos rodea o algo tan bizarro como una composición literaria, un fusilamiento de otro blog (sin que se note mucho...); y el cómo oscilará entre una parrafada, no aseguramos si infumable o no, imágenes downloadeadas o vídeos que puedan ser interesantes. (El plural no es mayestático, significa a las diferentes personalidades que darán forma al blog.)

Lo que sí está claro es que no hay ninguna predisposición, no hay un interés dirigido ni una idea preformada de cómo va a resultar esto. Sólo sabemos que ser será si puede ser. El resto ya veremos.

Y por ahora... debería ser bastante. No quiero agobiar el primer día. Sólo puedo invitar a sindicarse por RSS, abajo está el enlace, o por mail, la suscripción en la barra de la izquierda. Twitter y Facebook para compartir y mi perfil de twitter para seguir.

Y como diría nuestro amigo y vecino Spock: "Próspera y larga vida al blog".


2 comentarios:

  1. Enhorabuena por la valentía ;) que esto de hacer blogs es cada día más complicado.
    ¡éxito y suerte en la andadura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos, esperamos saber seguir y hacerlo medianamente bien.

      Nos vemos por aquí ¡y no olvides promocionarnos si te gusta el contenido!

      Eliminar