Aviso

Las entradas de este blog que no fueran relatos han sido movidas a mi otro blog. Fantasmas de Plutón queda entonces sólo como blog para la creación literaria.

miércoles, 23 de enero de 2013

Odio. Rabia


Odio, odio y más odio. Eso es lo que siento. Ganas de romper, de reventar, hasta de matar, ¿porqué? No me lo preguntes. Ni yo mismo lo sé. Tan solo sé que siento dentro de mí una rabia insostenible. Una rabia que me muerde y no me deja vivir. No puedo parar. Quiero gritar. Quiero que me oigan. Todo me hace saltar... ¿es que no parará? No me preguntes nada gritaré. No me des nada, lo romperé. No me quiero tranquilizar, quiero destrozar. Me quiero desahogar. La destrucción ahora es mi máximo objetivo. Quiero devolver todo el daño que me han hecho. Tengo que reparar mi sufrimiento. La amargura se cura con violencia, el dolor termina con la muerte. Tengo que coger a alguien entre mis manos y asfixiarlo, chafarlo. No quiero que viva. Quiero demostrar que soy capaz de hacerlo, quiero hacerlo. Quiero demostrar que soy el mejor, porque lo soy, que la fuerza que me corroe por dentro me hace ser el más fuerte, más fuerte que nadie. No quiero parecer tranquilo, no estoy tranquilo. Quiero arañar. Tengo que mantener la rabia, pegadme: os odiaré, escupidme: no tardareis en morir, torturadme: todavía no habléis sentido el dolor que os infligiré. Sólo así lo podré arreglar. No quiero dioses piadosos. No quiero ángeles salvadores. No quiero demonios maléficos. Yo soy el Mal. Yo soy diabólico, maquiavélico. Quiero torturar, ¡sí!, ver sufrimiento en la mirada de los otros. ¿Quien? Todos. De todos me vengaré, no quedará ninguno vivo. Ni uno. Ni tu no te salvarás si te atreves a interponerte en mi camino. Sufrirá todo aquel que se interponga entre mí y mi Mal, hasta aquel que esté a mi lado. Quiero oírlos gritar de dolor... quiero segarles la vida lentamente, sin prisa con crueldad. Eso me divertirá: martirizar, cortar, pegar... vaciar ojos, destrozar sexos, arrancar uñas... hacer daño, dolor, es lo que me ayudará a sentirme mejor. Pero no, no quiero sentirme mejor, quiero sentir dolor, quiero que me hagan daño para tener más rabia dentro de mí, quiero que me maten para poder matar, quiero torturar para reírme de su sufrimiento, quiero... Quiero vejar, quemar, reírme de ellos, de su sufrimiento. Con mi propio estilo, brutalmente, sintiendo su dolor bajo mi piel, oyéndolos pedir misericordia, para que aprendan a a no hacerme daño... No quiero compasión, no quiero pena. No quiero ni tan siquiera compadecerlos, no quiero sentir pena por nadie. Lo que quiero es que mi rabia se vea saciada. Quiero verlos morir, lentamente, con sufrimiento, sin prisa. Así verán que soy capaz de morder. saltar, escupir, arañar. Sabrán que yo también puedo ser cruel, Sufrirán de una forma inimaginable, porque no se lo imaginan. No saben que los odio. Hace tiempo que los odio, no saben cual será su final, pero pronto lo sabrán. Serán humillados, su honor desaparecerá bajo el peso de las cadenas sucias por su propia sangre, aquella que un día llenaba sus venas. La lamerán. Intentarán aferrarse a una vida que ya no les pertenece, porque yo se la habré robado. Y se la robaré para que a mí me dé fuerza para seguir luchando y para alimentar mi rabia. Una rabia que nunca morirá porque la alimentaré siempre, nunca acabará. Ni siquiera cuando todos hayan pagado por su culpa. Cuando ya no quede nadie... cuando ya no quede con quien disfrutar, a quien vejar, a quien martirizar, a quien torturar... Entonces mi rabia será infinita y la emprenderá contra su propio creador, su responsable será el último en sufrir sus consecuencias. Se volverá contra aquel que no la puede sobrevivir porque es anterior a ella, aquel que es su causante. La rabia será el último vestigio de un mundo que desaparece por mi propia rabia.
Venganza. Venganza es su nombre.



4 comentarios:

  1. Uff!! Venganza, no me gustas para nada, que fea y cruel puedes llegar a ser :S

    ResponderEliminar
  2. Un mal dia, eh? Pelin agresivo el texto de hoy...aunque ideas has dado unas cuantas!!!

    ResponderEliminar
  3. A mí me ha dado mucho miedo... que vosotras no vivís con él!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. pienso exactamente igual cada segundo de mi putrefacta existencia

    ResponderEliminar